Soledad Gómez

soledad

Todo comenzó con un pequeño bultito en el párpado inferior que, en seguida, preocupó a Soledad Gómez. Su médico de cabecera, sin embargo, no le dio mayor importancia pero Soledad siguió dando vueltas hasta que consiguió que la mandaran al especialista.“No me dolía, pero notaba que me crecía día a día; a veces se caía una parte pero volvía a reproducirse”, recuerda.

La doctora Yerena Muiños también pensó, en principio, que se trataba de una lesión benigna pero decidió que era mejor operarlo. La intervención fue el pasado septiembre.“Lo mandamos a analizar y finalmente era un carcinoma”, apunta la doctora. “Estoy muy contenta porque, además, no me ha dejado nada de marca”, apunta la señora.

Soledad es consciente de que tiene que cuidar especialmente bien la zona en verano. “No me puede dar nada el sol, así que no olvidaré las gafas”, asegura.

 

Joaquín Lois

joaquin

Joaquín Lois tiene 47 años y hace 4 comenzó a notar que se le caían los párpados.“Fue poco a poco pero hace un año y medio llegué a un punto en el que ya no podía conducir, ni ver la televisión ni leer y también me era complicado trabajar en el puesto de la autopista”, describe el paciente.“La gente hasta se metía conmigo pensando que estaba medio dormido todo el día y estaba empezando a acomplejarme”, añade.

La ptosis bilateral que sufría este moañés ya estaba bastante avanzada y necesitaron extraerle cartílago de la oreja para recuperar la postura normal del párpado. Le operaron hace quince días y está muy satisfecho con el resultado.“Es una maravilla la sensación de volver a ver sin esfuerzo; me ha cambiado hasta la expresión de la cara”, apunta. Su caso, asegura, no tiene ningún antecedente familiar y tampoco está asociado con la edad,“no se saben las causas”, concluye.